Una nueva apuesta por el Río Tunjuelito para salvar la tradición y...

Una nueva apuesta por el Río Tunjuelito para salvar la tradición y la vida

El río Tunjuelito y sus cauces cercanos, en la localidad que lleva el mismo nombre, están siendo contaminados desde hace más de 70 años por una práctica ancestral: La curtiembre, el proceso que convierte las pieles de los animales en cuero, práctica que se remonta a la antigua dependencia del Tunjo, donde hoy queda ubicado el barrio San Benito. Las curtiembres ubicadas en esta zona han sido sancionadas en múltiples ocasiones por la Secretaria Distrital de Ambiente, pero ahora se enfrentan al peso de la inminente creación del “Parque Industrial Ecoeficiente de San Benito”.

573
1
SHARE

Angie Gómez

En medio del debate que se construyó por el primer fallo del Consejo de Estado en el 2012  sobre la catástrofe ambiental y sanitaria con respecto al derrame de basuras del relleno Doña Juana en 1997, otras voces de denuncia se han ido consolidando temporalmente en contra de la contaminación del Río Tunjuelito. Entre aquellos que luchan por su preservación se encuentran colectivos sociales y ciudadanos que buscan, entre otras acciones,  el cierre de las curtiembres de San Benito, que, en medio de sus procesos de pelambre y curtición con cromo, desechan sus residuos  de materiales y ácidos al río.

Río tunjuelito // Foto tomada por Angie Gómez
Río tunjuelito // Foto tomada por Angie Gómez
Río tunjuelito // Foto tomada por Angie Gómez
Río tunjuelito // Foto tomada por Angie Gómez

Carlos Mario Sandoval heredó la tradición de las curtiembres de su padre, que fundó junto con su mejor amigo de Villapinzón, Cundinamarca, la curtiembre San Carlos y Daza L&A. Carlos Mario vendió su parte a su hermano mayor y consolidó junto a su familia una nueva curtiembre, administrada por su esposa, y que cuenta al día de hoy con más de doscientos empleados. La empresa de su hermano quebró por los 3.250 millones de pesos (http://fido.palermo.edu/servicios_dyc/proyectograduacion/archivos/161.pdf), que tuvo que pagar de sanción junto con dos empresas más en el año 2010, y desde entonces ha tratado de respetar las normas ambientales sobre el uso de cromo, y con la creación de una planta de residuos interna creyó que el peligro de sanciones había cesado.

Sin embargo, funcionarios de la Secretaría Distrital de Ambiente han estado realizando visitas, en las últimas dos semanas de noviembre, con el fin de informar sobre la implementación del “Parque Industrial Ecoeficiente de San Benito”, el cual plantea unir las más de 35 curtiembres en una asociación con una única planta de tratamiento de residuos sólidos y de ácidos contaminantes del agua. Frente a lo anterior, María Fernanda Aguilar, subdirectora del recurso hídrico y del suelo, plantea que “frente a la consolidación del Parque Ecoeficiente de San Benito, lo que más aliviaría para la población aledaña a las curtiembres sería en torno al fin del olor nauseabundo que actualmente se encuentra y que los ha estado acompañando en al menos 20 kilómetros a la redonda de esta parte de la cuenca del río, por al menos 50 años”.

Río tunjuelito // Foto tomada por Angie Gómez
Río tunjuelito // Foto tomada por Angie Gómez

La mayor preocupación de Don Carlos Mario es la difícil situación que viven los ‘curtiembreros’ en torno a la convivencia entre los dueños de cada curtiembre. En los últimos años han intentado formar asociaciones en más de cinco oportunidades, pero no se ha logrado. El problema es que curtiembres como la de él, que cumplen con todas las garantías medio-ambientales para su funcionamiento, tendrían que cerrar en los próximos cinco años si absolutamente todas las curtiembres no cumplen con ciertas reglas que según él, en varios casos estarían siendo violadas: “Aún muchas funcionan en la clandestinidad, los habitantes de San Vicente le dirán a usted que el olor se siente solo desde las 4 am hasta las 7 am y desde las 11 de la noche hasta la 1 de la mañana, esto le puede indicar a usted, y a cualquier funcionario, que lo hacen de espaldas a las autoridades”.

 

Río tunjuelito // Foto tomada por Angie Gómez
Río tunjuelito // Foto tomada por Angie Gómez

A lo que se refiere Don Carlos Mario es precisamente al vertimiento de los residuos al río Tunjuelito, residuos que llegan precisamente a ocho kilómetros de distancia, al conjunto Tejar De Ontario, a escasos 100 metros del Rio Tunjuelito. El olor en el lugar es insoportable desde la hora en que se levanta Camila para ir al colegio, a las 5 am. Según su madre, Victoria Eugenia, ella y Camila sufren de enfermedades respiratorias, pero han naturalizado tanto el olor, que cuando viene una visita es el único momento cuando sienten de verdad que huele tan mal.

“Es la calidad de vida de las personas la que está en juego con la continuidad de estas medidas en contra de la vida del río, un río recuperado, con un nuevo circuito de humedales, que están recién empezando a albergar de nuevo tinguas, monjas sabaneras y garzas”, dice Samuel Forero, fundador del colectivo Social y Ambiental La Libélula, nombre que también tienen los circuitos de humedales que cerrarían el círculo del Parque Industrial Ecoeficiente de San Benito.

Para el colectivo La Libélula, el reto del nuevo Parque Industrial es incluir no solo a las curtiembres con plantas de tratamiento, sino promover el uso eficiente del agua y los suelos, así como la re estructuración de los Planes de Ordenamiento Territorial para evitar la expansión tanto residencial-urbanística, como empresarial de la zona.

Cercanía Río Tunjuelito // Foto tomada por Angie Gómez
Cercanía Río Tunjuelito // Foto tomada por Angie Gómez
Cercanía Río Tunjuelito // Foto tomada por Angie Gómez
Cercanía Río Tunjuelito // Foto tomada por Angie Gómez

En este sentido, existen muchos retos para darle verdadera continuidad al proyecto del Ecoparque, un desafío común que involucre a las autoridades zonales y distritales, que involucre a los sectores productivos del cuero y preserve esta tradición que además emplea a más del 85% de los habitantes de este barrio. Un reto para la memoria, para la conciencia ambiental y un reto que comunique los espacios comunes de este nuevo circuito de humedales con un Parque para la coexistencia de la vida.

 

Loading Facebook Comments ...